Europa (I)

por Adel Pereira.
Sobre el horizonte de tu explanada colosal
minada de preceptos colosales
esculpidos en la piedra de la fe fosilizada como un cáncer o un dios radiactivo
planea alrededor de tu cabeza la sombra colosal de tu fantasma eterno.
Partido por la Libertad.
Partido Nacional Británico.
Partido del Pueblo Danés.
La Libertad…
Inquisidores y demás a degüello de tu sol estival.

¿Porque quién no ha visto el cielo nublarse al recordar o pensar tu nombre?

El gris y el negro abrigan la pose donde tu ombligo es el único reflejo.
Europa.
Ya no hay idea
no hay luz natural que ilumine el verso del poeta que quiera cantar tu canto
y aún así me abismo. Yo
el forastero
el pródigo
el hijo bastardo de tus colonizadores. Yo
el ninguno que te devuelve el rostro
los ojos
la palabra que jamás te atreverás a reconocer.
Lo que eran tablas de la ley del Hombre por el Hombre y para el Hombre
lo que era un idioma recto sobre su piedra angular
un idioma de pretensión inabarcable
(tal vez por deshonesto)
lejos del alcance de tus manos (y por eso sólo de pretensión)
hoy no es más que una colosal lápida tallada
un obelisco poblado de palabras ruinosas y vacías
una catedral inmensa que despedaza todo su mármol sobre tu cabeza.
He ahí tu vocabulario.
Surcos de lengua muerta quemando en tu garganta un continente
plagado de ideales muertos
masacrados por su propio aliento.
Su aullido ya no es aullido humano
sino un alarido donde se extinguen tus dos prendas más queridas.
O para decirlo mejor:
por ahí van “democracia” y “estado de bienestar”
como dos cadáveres por la periferia cada cuatro años mendigando bocanadas.
Y por allá
la turbamulta resistiendo al cáncer de tu gobierno.
Las radiaciones de la Troika al pecho
cantando contra la Troika
cuando la Troika no es una canción
sino la químio de ataviada austeridad merkeliana neoliberal.
Que son la misma cosa.
No Europa. No puedo ahí contarme.
No puedo.
¡Yo soy el bastardo! ¡El sin nombre nacional!
¡El sin número de seguridad social! ¡Yo
l os inmigrantes muertos frente a Lampedusa naufragados por un sueño
que ni     siquiera llegaron a soñar! Yo
el rapero acuchillado por la mano de la “raza pura” en Grecia. Yo
la niña gitana-kosovar de 15 años expulsada de su escuela y de su casa en Francia
por ser eso:
gitana-kosovar!

Frente Nacional.
Partido Liberal Austriaco.
Liga Norte.
Aurora Dorada…
Ahí los tienes.
Todos sentados en tu Congreso
y en las cortes
y en las catedrales
y en los ministerios.
De punta en blanco de puro blanco correctamente
asquerosamente vestidos.
¡Y no! ¡Nada has podido hacer para impedirlo!
Ahí los tienes
riendo a dentelladas blancas de blanco nuclear
pactando ante tus narices la conspiración que te cortará luego en pedacitos.
¡Y no! ¡Nada puedes hacer ya para impedirlo!
He ahí la enfermedad de la que un día te morirás entera y definitivamente
igual que de una metástasis en los ganglios linfáticos que rodean tu intestino                                 para
estrangularlo lentamente.

He ahí el acto terrorista que reventará tu ombligo por siempre y para siempre.
Y no será otro el ejecutor
que la misma bestia colosal que un día pariste.
¡Y no! ¡Nada podrás hacer ya para impedirlo!
Porque nada has querido
nada quieres hacer ya para impedirlo.

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

-->