(Esta libertad no sé dónde ponerla…)

por Erika Castrillón

 

Esta libertad no sé dónde ponerla. Me la gané con apetito y cólera. Ahora es llana y pesada. Ahora es dolor de carne y mente. Me la gané y soy miserable. Este es el fin del misterio. Me hallo desorientada y dañada. Me gané una libertad que en tumultos se convierte en máscara. Me convierto en piedra. Me derramo en pastos. Soy la canalla que delató la prisión, ahora, en mis manos, me aborrezco. Y la pierdo de nuevo. La admiro a lo lejos, se levanta la anhelada libertad. Mis carnes destilan lamentos. Miseria. Es hora de recuperarla.

 

1257965004

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

-->