Entraña

La luz y el daño

caen

sobre el cuerpo para avivarlo.

 

La piel en su finura es evidencia,

recuerdo de algo más profundo:

 

la necesidad del latido

de transformarse

 

en golpe y muesca,

 

 

gesto y mundo.

tambor1

por Javier Vicedo Alós

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

-->