Diez Cosas Que No Sabías Sobre La Saga de Harry Potter (¡La Quinta Te Sorprenderá!)

Harry Potter cayendo

Harry Potter cayendo

Por Albus Hachemi y Severus Olenschlaeger

¿Sabías que…

I. …si vivieras en el universo Harry Potter lo más probable es que siguieras siendo un muggle?

Si hacemos un cálculo pensando en cuántos magos hay en Hogwarts y lo comparamos con la población de Gran Bretaña, obtenemos la proporción de un mago por cada cuatro mil cincuenta y seis muggles (http://bit.ly/2fwuLcN). Sin embargo, esta proporción no se puede extrapolar al mundo entero, ya que la saga Harry Potter es profundamente eurocéntrica. Que se sepa, la autora ha desvelado la existencia de ocho escuelas de magia en el universo Harry Potter. Siendo generosos, y considerando que hubiera el doble y que cada una albergara los mismos alumnos que Hogwarts (aproximadamente mil) habría un total de dieciséis mil magos por cada siete años en nuestro planeta. Imaginemos que la vida media de un mago son cien años. Esto arroja un total de doscientos veintiocho mil magos vivos, aproximadamente. Si consideramos que la actual población mundial es de aproximadamente siete mil quinientos millones de seres humanos, la probabilidad de que fueras un mago si hubieras nacido en el universo de Harry Potter es de 228500 : 7500 x 10⁶, o lo que es lo mismo, de 1:32822, id est, un 0,0004%. Lo más probable, entonces, sería que siguieras siguiendo un simple muggle (poco más que un animal, si nos atenemos en la consideración que se tiene en Harry Potter de los muggles), y casi con total seguridad nunca llegarías a saber de la existencia de la magia. La parte buena de todo esto es que la probabilidad de que de hecho vivamos en un mundo mágico y no lo sepamos aumenta exponencialmente. La parte mala es que eso no es posible, por contradicciones con las leyes físicas más elementales de nuestro mundo (véase el punto III).

II. …en el universo Harry Potter se acepta sin problematizarla la tesis italiana de la pronunciación del latín?

Es fama que hay principalmente dos tesis sobre cómo se pronunciaba el latín. La primera, más afín a los investigadores españoles, defiende que glacius (un hechizo para congelar) se habría pronunciado glakius. La segunda, más afín a la academia italiana, defendería que se habría pronunciado glachius. La saga de Harry Potter prefiere esta idea, aunque ni siquiera es consistente, al menos en el doblaje en español, donde pronuncian crucio como cruchio pero cruciatus como cruziatus, cosa que es directamente absurda.

III. …el universo de Harry Potter y las leyes de Newton son mutuamente excluyentes?

Así es. En la foto que encabeza este artículo veréis a un Harry Potter que ha sido repentinamente detenido en el aire justo al final de una larguísima caída (Harry Potter y la Orden del Fénix). Si esto hubiera ocurrido en nuestro universo, podemos afirmar sin temor a equivocarnos que Harry Potter se habría partido en dos. Debemos entender, por lo tanto, que en el universo de Harry Potter no existe la ley de acción reacción, sin la que no podríamos, por dar sólo un ejemplo mínimo, caminar. Es cierto que otros sucesos –como los viajes en el tiempo o la creación espontánea de materia– también son discutibles, pero curiosamente la única imposibilidad de grado III –la única, al menos, que se nos viene a la cabeza– se da en algo tan pedestre como una caída desde las alturas.

IV. …en la saga Harry Potter se banaliza el mal como una categoría eminentemente idealista y no determinada histórica o fenomenológicamente?

Seguro que os habíais dado cuenta. En ningún momento de la saga se presenta el mal –y en concreto la maldad de Lord Voldemort– en su origen histórico, social y material; más bien, el Señor Tenebroso es caricaturizado como un ser eminentemente malvado con una propensión natural a hacer daño sin cuestionarse en ningún momento tanto la motivación como el origen de esa «desviación» (que pensada acríticamente será llamada locura) y que funciona como un hacer sin función. Por lo tanto o bien se nos presenta a Voldemort como un sujeto-loco que no es capaz de razón alguna –y de ahí el origen de ese mal– (lo cual deriva en una concepción constreñida de la locura) o bien se le presenta como un malvado y oscuro sujeto idealista del cual no se cuentan –consciente o inconscientemente– los orígenes o las motivaciones. Sin embargo, esta concepción idealista del mal no permite generar una crítica positiva del fenómeno de «la maldad» en la que el mal es el resultado de interacciones orgánicas y materiales del individuo con el medio social y económico al cual pertenece. Además, generar la imagen de un MALO con mayúsculas frente a un BUENO con mayúsculas perpetúa una dinámica de bloques binarista que nos impide pensar y re-pensar lo real desde el acontecimiento como categoría histórica.

V. …en la saga Harry Potter las relaciones capital trabajo son sistemáticamente enmascaradas?

¿No te habías dado cuenta? En el mundo de Harry Potter, un mago puede materializar agua y comida con solo agitar la varita. Para hacer aparecer agua, basta con el conjuro aguamenti, y –aunque no existe un conjuro concreto para ello– también se puede comer haciendo aparecer aves (avis o avifors), calabazas sobre la cabeza de alguien (melofors) o ratones (snufflifors) y luego haciendo que aumenten de tamaño con engorgio, o acelerando el crecimiento de las plantas con hervibicus.

Las estructuras de explotación, por lo tanto, carecen de sentido, o al menos carece de sentido que sean idénticas a las que conocemos, ya que esos conjuros garantizan la supervivencia y muchos otros permiten sustituir la fuerza de trabajo por meros movimientos de varita. Por ende, ideas como la existencia de un ministerio de magia o de funcionarios mágicos es absurda. De hecho, en siete libros, ocho películas, multitud de videojuegos y cientos de entrevistas no se utiliza la palabra plusvalor ni una sola vez.

VI. …en el mundo mágico las asimetrías de género se reproducen con una sorprendente exactitud?

Si os habéis fijado, con respecto al género en el mundo mágico se mantiene una concepción eminentemente idealista de la superestructura en la cual el género es una institución ideológica sin relación directa con la infraestructura que la condiciona. Así, tanto muggles como magos, a pesar de partir de bases productivas muy diferentes –con una base productiva mucho más industrial y artesanal en el caso de los magos, y una base más fiduciaria y especulativa en el mundo muggle– comparten las asimetrías de género y su estructura en categorías binarias hombre-mujer. Así, aunque parten de infraestructuras muy distintas los roles de género se siguen reproduciendo de la misma forma tanto en unos como en otros, lo que constituye sin duda alguna una idealización tanto de los roles de género como del género como institución ideológica.

VII. …en el universo Harry Potter se siguen considerando los estados mentales como entidades descriptibles?

Si os habéis fijado alguna vez, el mecanismo del sombrero seleccionador consiste en ser colocado sobre la cabeza del mago y que el sombrero «mire dentro» para saber cuál es el contenido de sus pensamientos, miedos y estados mentales, siéndole posible tanto describirlos con un vistazo como categorizarlos según el perfil de cada casa (Griffindor, Slytherin, Hufflepuff, Ravenclaw). Sin embargo, esta es una tendencia descriptivista cartesiana ya trasnochada en pos del expresivismo originado en Wittgenstein y desarrollado por otros autores en la actualidad como Frapolli y Neftali («Minimal expressivisim» 2012). Lo que el expresivismo explica es que los estados mentales no son entidades a describir, sino que expresan comportamientos o actitudes ante determinados eventos.

Por lo tanto, aunque creamos que existen estados mentales que podemos describir por la confusión entre la gramática superficial de oraciones como «tengo una piedra» y «tengo una idea», donde ambas son susceptibles de ser consideradas verdaderas o falsas pero bajo circunstancias muy diferentes, no debemos caer en esta tentación, pues lleva a confusiones epistemológicas importantes. Según esto, el sombrero no puede tener acceso a eso que llamamos «estados mentales». Sí podría, sin embargo, considerar a qué casa pertenece cada quién atendiendo a los comportamientos prolongados en el tiempo de los alumnos; claro que esto implicaría aceptar la omnipresencia del sombrero seleccionador en la vida de los alumnos durante tres meses, y eso violaría cualquier ley de protección de datos o de menores o de derecho a la intimidad habida o por haber en cualquier universo posible.

VIII. …en un universo donde una niña de doce años puede volver atrás en el tiempo e impedir la muerte de un ser vivo el miedo a la muerte no tiene ningún sentido?

Es lógico que en un mundo donde una niña de doce años puede viajar en el tiempo para impedir la muerte de un ser vivo (concretamente, de Buckbeak en y el Prisionero de Azkaban) y no conociéndose en la saga de Harry Potter cláusula alguna que impida repetir esta acción de forma infinita, no tiene sentido que los personajes tengan miedo a la muerte, pues este miedo está evidentemente vinculado con la idea de la finitud de la existencia, o como dice Heidegger «la angustia ante la muerte». Es obvio. si la muerte en su forma de contingencia puede ser solventada a posteriori cambiando el curso de los hechos, no tiene sentido que los personajes teman constantemente por su vida –cosa distinta es la muerte como fin natural de la vida, en la enfermedad y en la degeneración de la salud que es irrefrenable–.

IX. …es absurdo que el padre de Ron Weasley le pregunte a Harry Potter por la función del patito de goma?

La mayoría de los objetos que se utilizan en el mundo mágico (desde el mobiliario a la ropa pasando por las prótesis de Ojoloco Moody o por las bicicletas y los coches) son idénticos a los objetos muggles. Es absurdo, por lo tanto, que los magos hablen de los muggles como si fueran extraterrestres, ya que los imitan en todo (¡vuelan en escobas!). Aunque el argumento es poderosamente estúpido, esta imitación sería la única forma posible de explicar el machismo, el eurocentrismo y la explotación de clase que recorren la saga Harry Potter.

X. …el padre de Harry Potter es en realidad Severus Snape?

¿Por qué, si no, el patronus de Lily Potter es el mismo que el de Snape? ¿Por qué, si no, el hijo de una pelirroja y un tipo con el pelo castaño tiene el pelo negro como la noche? Parece obvio: Lily Potter le fue infiel a James con Severus Snape. Esta hipótesis –que, lo sabemos, no sería compartida por J. K. Rowling– comprende una deliciosa impugnación del maniqueísmo y la mojigatería que impregnan toda la saga. El hecho de que a la autora este punto le chirriara, claro, no lo hace menos válido –al menos para quienes hemos leído  a Foucault y a Barthes–. Ya se sabe: la tierra para quien la trabaja y los libros para quienes los leen.

You may also like...

1 Response

  1. FNG dice:

    Creo que si van a hacer un análisis de este tipo, debería de abrir su percepción y no basarse solamente en las películas. Es obvio que la magia y las leyes de Newton se excluyen, es un universo ficticio y la magia no responde a la ciencia. El mal de Voldemort está muy fundamentado si leen los libros, tiene toda una historia detrás y fundamentos ideológicos (que también están presentes en las películas, no lo hace nada más porque sí) que no es el primer mago en mencionar ni en crear un movimiento alrededor de éstos, por ejemplo Salazar Slytherin y Gellert Grindelwald. En cuanto al sombrero seleccionador, vuelvo a lo mismo: la ciencia y la magia funcionan de manera muy independiente y está magia ficticia del universo de Harry Potter es algo que por lo tanto no tiene por qué explicarse con ningún principio, teoría ni evidencia científica. El hecho de que Hermione Granger que tenía 13 años cuando ella y Harry salvaron a Sirius Black y Buckbeak haya podido viajar en el tiempo no significa que cualquiera lo pueda hacer. Conociendo bien la historia, podemos darnos cuenta de que es prácticamente la unica persona en toda la saga que hace un viaje en el tiempo y que esto requiere de muchos cuidados, por lo tanto, esta posibilidad no tiene por qué quitar el miedo a la muerte. Finalmente, a Harry Potter constantemente se le recuerda que es idéntico a su padre, que en el libro tiene cabello negro igual que Harry.
    Pienso que deberían de conocer la historia completa y considerar que es un universo ficticio, mágico creado en una saga inicialmente infantil para poder hacer un análisis objetivo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

-->